Soliloquios: Tres poemas de Andrés Paniagua

Por: Andrés Paniagua

Imagen por Miriam Trauwitz

 

Reventar una botella contra la pared. Dedos tensos

Encontrar los resquicios de la opacidad
después de todo
el mundo es un lenguaje que nunca elegimos.

 


 

Entonces la cara de madre y tía
aparecen en medio de la plaza.
R las mira desde lejos

mientras el llanto ciego de las viejas ordena
a dos hombres inútiles
atraparlo

El rostro despreocupado
de la multitud revienta entre empujones

tía intenta correr detrás madre
grita que la culpa es suya.

las botas de R se aligeran
su sudor
escuece la ruta de fuga como un puñado de ratas conviviendo en familia

 


 

todas las ratas tienen niebla
en el vientre. míralas dormir
es decir
enfundar sus espinas en el lodo:

la posición ideal para
cualquier cuerpo
breve

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *