Compartimos hasta la existencia o Vivir como si hubiese un futuro y una esperanza. Sobre Eso de Inger Christensen

Aprender que un pronombre (eso) puede abarcarlo todo. El escenario, la acción, el texto, son partes del universo del poema así como ejes para descifrarlo.

‘Inserte aquí la red de situaciones, hechos, sentimientos, vínculos’ que serán ahora sustituidas por ‘eso’.

¿Por qué estamos aquí y qué es este teatro? Esta puesta en escena en la que todos participamos.

He tratado de relatar un mundo que no existe 

para que existiese. El aire que está inmóvil en el aire

sobre los campos de los alrededores de la ciudad a los que ya no voy.

La alegría de una distancia a la que te has acostumbrado. El sosiego 

de una

desazón a la que te has acostumbrado. Como durante fiebre alta

el júbilo de que no significas nada.

El peso y la alegría, el tedio, el jardín, la expresión de las ideas. Estoy dándole vueltas porque no quiero decir la palabra que no se dice pero está sobre y debajo de todas las contradicciones. Vida.

Ni siquiera hay que nombrarla, no tiene sujeto:

Eso 

Eso es

Eso es la totalidad

Eso es la totalidad en una masa

Eso es la totalidad en una masa diferente

Eso es la totalidad en una masa de diferentes gentes

Con miedo

Pero no es una totalidad

Ni siquiera está cerca de su terminación

Se puede ser partícipe de la creación. Se puede, por ejemplo, ver el engranaje del mundo, liberarse por un segundo de ayudarlo a funcionar, por un segundo sólo mirarlo. Después hay que regresar. Ninguna pregunta se resuelve, pero esa ya es una respuesta. ¿Lo que sí sabemos? Que en mayo florecerán las lilas.

Funciona para funcionar. Funciona para que alguna otra cosa pueda funcionar y porque otra cosa funciona.

No es un resumen de la existencia, pero sí parece que la abarca por completo. La representación nos abarca por completo. O sea, el lenguaje.

En vista de las imposibles relaciones

que reinan entre la nada y el todo

o sólo entre la nada y algo

o aun sólo entre la nada y la palabra nada

y debido al absoluto silencio del idioma

sobre todo lo que no ocurre

ya sea en el mundo o no en el mundo

debe abandonarse esa posición.

6. Todas las sustancias del mundo en el cuerpo. Una embriaguez que produce nuestro amor.

Vidas y números sobre paisajes o escenografías. El mundo es un escenario o un hospital. Por lo tanto no a la vida. No a la muerte. No al principio de contradicción. No al cuerpo.  Por eso no a la acción. No a la participación.

Mi pasión: seguir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *