Función mágica

  Se abre la redoma Trabajar en un cine desarrolla cierta antipatía por la palabra “función”. Al escucharla, las cócleas retumban. Bueno, quizás exagere, pero lo que es un hecho es la fuerza con la cual golpea. En mi caso es un golpe en la espalda. “¿A qué hora empieza la siguiente función?” En ese momento saco mi papel con los horarios impresos, le comento a mi compañero los datos Ver más …

Biblioteca privada en ruinas

Se abre la redoma Pensemos en un edificio cuyo interior se encuentra casi vacío, no tiene  electricidad ni suministro de agua, con ventanas rotas y puertas destrozadas. En uno de los cuartos de este basurero hay un estante con aproximadamente cincuenta libros. ¿A quién le pertenecen? No importa. Nos acercamos a revisar la colección, encontramos un libro indispensable para  la realización de un trabajo. Emocionados, salimos con el libro en Ver más …

Poesía chamaca

  Se abre la redoma Tomar en cuenta los procesos mediante los cuales se gesta el archivo dentro de cierta generación siempre propone abrir un esquema cronológico. Dicho esquema contribuye, dada la actual sobrecarga de mensajes, al encasillamiento obligado de algunas invenciones humanas, creadas para introducirse en el medio.  Clasificar autores partiendo del uso del tiempo permite una certera búsqueda y localización dentro del vasto horizonte literario, debido a que el Ver más …

Atlas: “¿Asesino?”, por Bernardo Couto

Bernardo Couto Castillo, un criminólogo modernista Por Kevin Martínez   […] según pretende el joven Couto, como una muestra de refinamiento y de buen gusto hay quien sienta placer al matar a su manceba por simple afán de colorista, por ver correr la sangre roja sobre la piel blanca, o quien experimenta tentaciones de matar a sus hijos en razón de no sé qué tiquis miquis filosóficos y sentimentales y Ver más …

La pluma convexa de John Ashbery

Se abre la redoma Hablar de intención, temática y proceso en términos estéticos supone un encontronazo directo con el aparato textual. El choque, que destroza parabrisas y sienes, se da por propia decisión. Ya en su Teoría estética, Theodor Adorno prefiguró una base importante en cuanto a la configuración  del escritor mediante su proceso como artista para la colocación de ideas: “Para el escritor, su ley de desarrollo es su Ver más …