Soliloquios: La muerte de los viejos dioses

 Apreciaciones de poesía visual, era digital y nuevas poéticas Odín yace colgado en árbol del conocimiento; espera que el sacrificio resulte en descifrar lo efímero y lo eterno, oculto en las runas talladas en las piedras, en las canciones de los bardos y los secretos de la guerra. El primer día, Odín confía en las palabras de las ardillas, la lluvia y el vapor de los cadáveres del sacrificio; el Ver más …

Soliloquios: tres poemas de Luis Eduardo García

  “La poesía de Luis Eduardo García parece saltar de un muñón a otro muñón, es como un saque preciso, el gallito que cae lentamente y el conmoverse  por  no saber qué hacer ante tal  lentitud”.   -The Bádminton Times “Simplemente una maravilla” – The Bádminton Post. “Leo la poesía de Luis Eduardo y pienso en un pez anguila tragarse a una marmota. Es eso: la imposibilidad de la sorna Ver más …

Soliloquios: La tristeza no es un asunto industrial, de Rosario Loperena

  …así como ciertas flores nacieron postradas, y no poseen más lenguaje que su cuerpo viendo al sol, así nosotros, con la única diferencia de que uno no sabe que no es una flor y puede cambiar su postura.   I. Debajo de la almohada se alojan sueños que no quieres que vea. Las atrocidades (invisibles) cometidas en las horas de amor. La duda es la más firme declaración de Ver más …

El dolor del non-finito en la región más transparente del aire

  En México duele el non-finito como una suerte de hemofilia histórica que no permite que sanen las heridas. En uno de los cuentos de Constancia y otras novelas para vírgenes (Fuentes. C, 1990), “La desdichada”, el narrador comenta que debido a todos los tropiezos y cambios de dirección que ocurrieron durante la revolución casi no hay familias ricas que no hayan sido pobres ni familias pobres que no hayan Ver más …

Correspondencias: Padgett Powell

Not Much Is Known Padgett Powell There are people one wants to know, and people one does not want to know, and of course people one would want to know and people one would not want to know if one met them. A few people know a lot of people, many people know a few people, and some people know just some people. It comes down to the impulse to Ver más …

Soliloquios: Un ser-para-más-allá-de-mi-muerte (sobre Operación al cuerpo enfermo de Sergio Loo)

PARA EL MÍSTICO ALEMÁN JOHANN GEORG GICHTEL el cuerpo es “la sede de un apetito insaciable de enfermedad y muerte”. Esta avidez por la aniquilación —por la transformación y la trascendencia desde ciertas perspectivas— nos revela la imagen del cuerpo como receptáculo. El cuerpo que encierra alguna, incierta, sustancia de mayor magnitud y alcance, pero también, la cámara-cuerpo que atrae y contiene el dolor; el cuerpo que es, él mismo, Ver más …

Soliloquios: Hormigas rojas

La niña Reina creció en un rancho en el estado de Hidalgo. No era especialmente traviesa ni desordenada pero tenía seis hermanos varones, por lo cual todo lo que hacía ella —la única a la que la melena se le enredaba al treparse a un árbol, la única a la que regañaban por no ayudar en la cocina— por más inofensivo que fuera se veía magnificado, enmarcado en lo masculino Ver más …

Soliloquios: Cuatro poemas de Miguel Ángel Díaz

    Cuando yo muera quiero que me inseminen A David Ojeda* Yo soy su casa. Todo yo y todo en mí: rastro y memoria. Como recién llegado de otro mundo en el desconcierto de una existencia absolutamente ajena a la mía ¡bu! Soy yo que eres tú: lacasaquenarra el grito leve de los labios del loco que intuye su muerte: nadie sabe que sombra le vela el entendimiento qué Ver más …

Los personajes del Ornitorrinco

Estos cuatro son los protagonistas de Ornitorrinco, la novela a cuatro manos que se desarrolla en éste sitio web. Luz Personaje creado por Brenda Ánimas Sonará feo, pero Luz ya nació medio muerta. Todo embarazo es de alto riesgo cuando la madre en cuestión hace como que no está embarazada. Los primeros indicios de parto se dieron cuando la primera esposa de Juvencio, Gloria, se trasladaba a su trabajo como vendedora de Ver más …

Bibliomancia: Espuma-de-Bilis-De-Tristeza, Violentos Espumajos de rabia (Sobre “Espuma de Bulldog” de Daniel Bencomo)

La nota suicida de Alexander McQueen, leyenda británica de la moda—conocido en su círculo íntimo por su primer nombre, Lee—generó, por su concisión y radicalidad excluyente, oleadas de descontento y furia. La nota dice (traduzco): “Cuiden a mis perros, lo siento, los amo, Lee”. De su fortuna, estimada en 17 millones de libras, McQueen dejó la mayor parte a asociaciones benéficas, una de ellas dedicada al cuidado de animales abandonados. Ver más …