Ornitorrinco: III

Al departamento lo inunda una atmósfera fosforescente. Luisa tararea Never gonna give you up de Rick Astley mientras suelta el trapeador y se echa aire con las manos. “Cuando había muebles sudaba menos”. ¿De gustos? No sabemos. Hay épocas afortunadas en las que por más mal gusto que tengas casi no te das cuenta. Together forever.  ¿De todo lo demás? Nada especial. “Qué ganas de enamorarme, carajo… and never to Ver más …

Inmóvil

Tu despertador suena, no te mueves en absoluto, te quedas en la cama, vuelves a cerrar los ojos. Tú no te mueves. No te moverás. Te levantas demasiado tarde. No dirás en cuatro, ocho o doce folios lo que sabes, lo que piensas, lo que sabes que hay que pensar sobre la alienación, sobre los obreros, sobre la modernidad y sobre el ocio, sobre los oficinistas o sobre la automatización, Ver más …

Rojo fútil

A mi tiempo lo domina un automatismo fértil. Entra por las uñas de los pies como la arena del mar, pero es arena negra, hecha como de chapopote molido. Los granitos suben hasta donde te dan ganas de arrancarte el cabello, cuando la mandíbula se hace una con el paladar. Mi tiempo es un criadero de autómatas hechos de carne y hueso. Nacen de un vientre natural, pero son concebidos Ver más …