Aclarando dudas o justificando incapacidades

Cuando el reloj se vuelve ajeno a los ritmos naturales hemos dejado atrás la libertad para matricularnos en el automatismo. Era algo que antes creía pensando siempre el automatismo como algo malo. Muy malo. Ahora cuando lo digo puedo sentir cómo se separan las letras, es que me lo repetí tantas veces. Donde hay una constante destrucción-reconstrucción ya no existe nada que podamos tocar. Encuentro pura soledad disfrazada de aislamiento Ver más …