El dolor del non-finito en la región más transparente del aire

  En México duele el non-finito como una suerte de hemofilia histórica que no permite que sanen las heridas. En uno de los cuentos de Constancia y otras novelas para vírgenes (Fuentes. C, 1990), “La desdichada”, el narrador comenta que debido a todos los tropiezos y cambios de dirección que ocurrieron durante la revolución casi no hay familias ricas que no hayan sido pobres ni familias pobres que no hayan Ver más …

Soliloquios: Un ser-para-más-allá-de-mi-muerte (sobre Operación al cuerpo enfermo de Sergio Loo)

PARA EL MÍSTICO ALEMÁN JOHANN GEORG GICHTEL el cuerpo es “la sede de un apetito insaciable de enfermedad y muerte”. Esta avidez por la aniquilación —por la transformación y la trascendencia desde ciertas perspectivas— nos revela la imagen del cuerpo como receptáculo. El cuerpo que encierra alguna, incierta, sustancia de mayor magnitud y alcance, pero también, la cámara-cuerpo que atrae y contiene el dolor; el cuerpo que es, él mismo, Ver más …

Urbes globales, modernas y arcaicas

El mirador es un lugar y es un sujeto. Ver y mirar no son lo mismo (como tampoco lo son oír y escuchar, o tocar y palpar). Al ver recibimos datos ópticos provenientes de los objetos; al mirar cargamos los objetos con intenciones, intereses e interpretaciones provenientes de nosotros mismos. La visión es inocente y meramente sensorial; la mirada lleva siempre una carga: es maliciosa o bondadosa, intolerante o tolerante, Ver más …