Soliloquios: Fiesta

Despierto. No recuerdo qué soñé. No me duele la cabeza, pero fue una gran fiesta aunque no recuerdo… bueno, sí recuerdo pero hay lagunas. Estoy en la cama con otras personas; están cubiertas por la sábana, la misma que también me cubre. Alzo la sábana y descubro que son dos personas. Hay una mujer que no tiene sostén, tiene tanga. Es una mujer delgada, bien formada, sus glúteos pequeños, pero Ver más …

Soliloquios: Se busca

Tía Claudia —que esperaba al novio—, mamá, la Peque y yo asistimos a misa de cuatro, y grande fue mi sorpresa al no hallar a Jesús clavado en la cruz. Lo buscaba entre la gente sin salir de la sorpresa, pero sólo hallé en otros rostros la misma o una muy parecida perplejidad que, juntos, tragábamos en silencio para no andar repartiendo falsas alarmas y así evitar el desconcierto general Ver más …