El radicalismo en el siglo XXI: una respuesta

A la columna de la semana antepasada (Ya nadie quiere ser revolucionario) se realizaron dos respuestas, empacadas en una sola entrada. La primera es una discusión sobre la historia reciente y la segunda es una discusión sobre las ideas y premisas en las que se basa un Estado (grosso modo). Voy a responder a ambas, pero considero que la segunda ofrece un terreno más fértil para la reflexión, por lo que Ver más …